Discoespondilitis en perros: Síntomas y tratamiento eficaz

La discoespondilitis canina es una enfermedad vertebral que afecta el disco intervertebral y las vértebras asociadas, y puede aparecer en diferentes partes de la columna vertebral de los perros. Aunque su origen suele ser bacteriano, también puede ser fúngico. Esta enfermedad puede causar una serie de síntomas en los perros, como dolor de espalda, reducción de movimientos, dificultad para levantarse, saltar o correr, depresión, fiebre, pérdida de apetito y peso, cojeras, ataxia y hiperestesia. Además, pueden aparecer signos neurológicos si la infección se extiende al sistema nervioso central.

Causas de la discoespondilitis en perros

La infección es la causa principal de la discoespondilitis en perros, y generalmente es de origen bacteriano. Los microorganismos pueden diseminarse a través de la sangre desde otros focos de infección en el organismo, como la piel, el tracto genitourinario, la cavidad oral, el sistema respiratorio y las válvulas cardíacas. Además de la infección, esta enfermedad también puede ser causada por cuerpos extraños, traumatismos vertebrales, mordeduras, heridas punzantes y osteomielitis en otros huesos. Las bacterias más comunes que causan la discoespondilitis son Staphilococus intermedius, Streptococus spp., Brucella canis y Escherichia coli. Algunos hongos, como Aspergillus y Coccidioides immitis, también pueden causar esta enfermedad en los perros.

Diagnóstico de la discoespondilitis en perros

El diagnóstico de la discoespondilitis en perros se realiza a través de la historia clínica del perro, la exploración física, el análisis de sangre y los cultivos de orina y sangre. También se utilizan pruebas de imagen como radiografías, TAC y resonancia magnética. Los cambios radiográficos que se pueden observar incluyen el colapso del espacio discal, la erosión de la lámina terminal y los cambios en los huesos adyacentes. En casos sospechosos o en los que la radiografía no muestre lesiones, el TAC y la resonancia magnética son útiles para diagnosticar la enfermedad. Además, se pueden realizar cultivos o punciones para buscar la presencia de la bacteria.

Leer también:  Cáncer de próstata en perros: síntomas, causas y tratamiento completo

Tratamiento de la discoespondilitis en perros

El tratamiento de la discoespondilitis en perros puede ser médico o quirúrgico, dependiendo del caso. El tratamiento médico implica el uso de antibióticos específicos durante un tiempo determinado para combatir la infección. También se pueden utilizar antiinflamatorios y analgésicos para aliviar el dolor y la inflamación. El tratamiento quirúrgico se reserva para los perros que no responden al tratamiento médico o presentan compresión medular o déficits neurológicos importantes. La cirugía puede implicar técnicas descompresivas o discectomía percutánea, dependiendo de la localización de la lesión.

Esperanza de vida de un perro con discoespondilitis

El pronóstico de un perro con discoespondilitis depende de la gravedad del problema, el momento del diagnóstico y la efectividad del tratamiento. En general, el pronóstico es bueno para los perros con síntomas leves que responden bien al tratamiento médico. Sin embargo, el pronóstico es más reservado para aquellos perros con síntomas severos, origen fúngico, fracturas, subluxaciones y endocarditis. Es importante acudir al veterinario cuanto antes si se sospecha de discoespondilitis en un perro, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden mejorar significativamente el pronóstico.

Ampliando el contenido

La discoespondilitis canina es más común en perros jóvenes o de mediana edad, machos, de raza pura, no castrados y de tamaño mediano a grande. Es importante diferenciar la discoespondilitis de la espondilosis deformante o picos de loro en la columna vertebral de los perros, ya que son enfermedades diferentes con causas y tratamientos distintos. El tratamiento médico de la discoespondilitis puede incluir la utilización de cefalosporinas, clindamicina, trimetoprima y combinaciones de cloranfenicol o sulfonamida como antibióticos. Por otro lado, el tratamiento quirúrgico puede implicar técnicas descompresivas o discectomía percutánea, dependiendo de la localización de la lesión. En general, el pronóstico de la discoespondilitis canina no es malo, pero puede variar dependiendo de varios factores como la gravedad del problema, el momento del diagnóstico y la efectividad del tratamiento.

Leer también:  Soluciones para el llanto nocturno de tu cachorro

La discoespondilitis canina es una enfermedad vertebral que afecta el disco intervertebral y las vértebras asociadas en los perros. Puede ser causada por infecciones bacterianas o fúngicas, y se diagnostica mediante técnicas de imagen y pruebas de laboratorio. El tratamiento puede ser médico o quirúrgico, dependiendo del caso, y el pronóstico varía según la gravedad y el momento del diagnóstico. Es importante acudir al veterinario cuanto antes si se sospecha de discoespondilitis en un perro, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden mejorar significativamente el pronóstico.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.