Nueva vacuna frente a Leishmaniosis canina, disponible en 2012


La leishmaniosis canina es una enfermedad producida por protozoos (organismos microscópicos y unicelulares) del género Leishmania. Se trata de una enfermedad parasitaria grave con múltiples presentaciones clínicas y con una amplia distribución geográfica. Un insecto, Phlebotomus perniciosus, es el principal vector de la Leishmaniosis que se produce en la cuenca mediterránea. La Leishmania es introducida por el Phlebotomus en la piel del hospedador. Se multiplica rápidamente y desde allí migra a otros órganos. La enfermedad que se produce va a ser consecuencia tanto de la infección del parásito como de la inadecuada respuesta inmunitaria del perro. Los síntomas más frecuentes que aparecen en los animales que desarrollan la enfermedad son los de piel. La aparición de linfadenopatía (afectación de los ganglios), fiebre, adelgazamiento o apatía son también muy frecuentes. Otros síntomas que pueden aparecer son problemas oculares, cojeras, diarreas, síntomas renales, etc.

Hasta ahora no existía ninguna vacuna efectiva frente a la Leishmaniosis por tanto la solución para evitar que un perro se contagiara era evitar o disminuir el contacto con el vector. A partir del año que viene ya estará disponible CaniLeish, una nueva vacuna frente a Leihsmaniosis. CaniLeish se puede usar en perros a partir de los seis meses de edad, con el fin de reducir el riesgo de que desarrollen una infección activa y la enfermedad clínica después del contacto con la Leishmania infantum. CaniLeish debe utilizarse únicamente en perros negativos a la Leishmania. Debe hacerse la detección de la infección de Leishmania usando un test de diagnóstico antes de la vacunación.

La vacuna se administra a los perros en tres inyecciones, con tres semanas de intervalo entre cada una. La primera inyección puede administrarse a partir de los seis meses, la segunda inyección se administra tres semanas después y la tercera transcurridas otras tres semanas. Posteriormente puede administrarse un único ‘refuerzo’ anual para mantener el efecto de la vacuna. Los veterinarios deben evaluar la relación beneficio-riesgo antes de vacunar a perros que viven en zonas donde no exista o apenas se dé la Leishmania infantum.

¡Comparte con tus amigos esta información!
 

Etiquetas: , ,

Comentarios & Respuestas

2 Respuestas hasta ahora.

  1. Francisco dice:

    Interesante noticia.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline